Dom25082019

Última actualización12:59:22 AM

Primero Oficial
Back Usted está aquí: Inicio Deportes Real Madrid ganó en casa del Atlético y es nuevo escolta del Barça

Real Madrid ganó en casa del Atlético y es nuevo escolta del Barça

El equipo de Solari se impuso 3 a 1 con goles de Casemiro, Ramos y Bale (había empatado Griezmann) y le arrebató el segundo puesto al conjunto de Simeone.

Real Madrid derrotó 3 a 1 como visitante a Atlético de Madrid, en un encuentro correspondiente a la 23ª fecha de la Liga de España, le arrebató a su adversario el segundo lugar en la tabla y quedó a cinco unidades del líder Barcelona, que el domingo visitará a Athletic de Bilbao.

La rivalidad histórica, algunas cuentas pendientes y mucho en juego en esos 90 minutos configuraron un clima de alta tensión en el abarrotado Wanda Metropolitano. Ya antes de que comenzara a rodar el balón, algunos simpatizantes del Atlético arrojaron decenas de ratas de peluche al área en la que estaba entrando en calor el belga Thibaut Courtois, con pasado en el club y actualmente en Real Madrid.

En un encuentro dinámico, bien jugado, con chances en ambas áreas y con alguna pierna fuerte de más, la visita quebró el cero a los 16 minutos del primer tiempo cuando Sergio Ramos cabeceó en el punto del penal un córner desde la derecha de Toni Kroos y Casemiro improvisó una bonita tijera para batir a Jan Oblak.

Pero el Atlético asimiló el golpe, se fue a la carga por el empate y lo consiguió en una maniobra que demandó la intervención del sistema de videoasistencia: Ángel Correa anticipó a Vinicius en la mitad de la cancha y asistió en el momento justo a Antoine Griezmann, quien definió con frialdad ante la salida de Courtois.

Los jugadores de Real Madrid reclamaron tanto infracción de Correa en el arranque de la maniobra (pareció que había desplazado a Vinicius con la cadera) como posición adelantada de Griezmann (partió habilitado), pero el árbitro Javier Estrada Fernández, después de una larga ronda de consultas con los asistentes del VAR, convalidó el tanto.

La intervención del soporte tecnológico no quedó allí, ya que a cinco minutos del cierre de ese intenso primer tiempo Vinicius (a veces desequilibrante, a veces muy embarullado) escapó de la marca de José María Giménez y cuando entraba al área, cayó. Después de otro largo conciliábulo, Estrada Fernández sancionó penal y Sergio Ramos no dudó: con un remate ajustado contra el poste derecho dejó sin chances a Oblak.

En el arranque del complemento, el conjunto de Diego Simeone paladeó el empate, pero se terminó atragantando por una nueva participación de los asistentes de video: tras un pelotazo larguísimo de Giménez, Álvaro Morata (otro que cruzó de vereda, pero en sentido inverso al de Courtois) controló, definió con clase y salió festejando. Pero el árbitro terminó anulando la jugada por una posición adelantada muy fina.

Esa maniobra terminó de desequilibrar al Atlético, que perdió la línea e ingresó en un espiral de protestas, juego brusco y desprolijidades. Real Madrid, agazapado, espero su ocasión y liquidó el duelo aprovechando los espacios que dejaba su rival en el fondo: Modric asistió y el galés Gareth Bale, que había reemplazado a Vinicius, sacudió la red con un latigazo de zurda.

La cuesta era empinada para el local y mucho más lo fue cuando se quedó con diez jugadores por la expulsión del ghanés Thomas Partey, quien se hizo acreedor a la tarjeta roja tras aplicarle un durísimo planchazo a Kroos. Ya no hubo posibilidades de reacción y así el equipo de Solari se quedó con un triunfo que le devuelve la ilusión de pelear por el título.

Y mientras tanto también continúa en carrera en la Copa del Rey (el 27 de febrero jugará la revancha de la semifinal contra el Barsa tras empatar 1 a 1 en la ida) y el miércoles visitará a Ajax en Amsterdam por la ida de una de las llaves de octavos de final de la Liga de Campeones de Europa.

 

 

Fuente: Clarín