Mar28092021

Última actualización01:29:36 PM

Primero Oficial
Back Usted está aquí: Inicio Deportes La noche 10 de Messi y una goleada para estirar el invicto de la era Scaloni y dar otro paso para llegar a Qatar 2022

La noche 10 de Messi y una goleada para estirar el invicto de la era Scaloni y dar otro paso para llegar a Qatar 2022

De la mano del rosarino, la Argentina avanza a pie firme en las Eliminatorias y ya llegó a los 22 partidos invicto.

Un 10 del 10. Lionel Messi se adueñó del partido ante Bolivia de principio a fin, clavó los tres de la goleada 3-0 en Núñez, llegó a los 79 gritos con la Selección y superó el récord de Pelé para quedar como máximo anotador de selecciones sudamericanas. De la mano del rosarino, la Argentina avanza en las Eliminatorias y estira su invicto a 22 partidos.

Como si buscara devolverle a todos los presentes la infinidad de muestras de cariño que le hizo la gente desde que salió a entrar en calor al campo del Monumental, Messi regaló un golazo para romper el hielo de la noche de los festejos. Leandro Paredes anticipó en una salida en falso boliviana y le cedió los honores a Don Lionel, que apeló a un caño milimétrico para dejar en ridículo a Luis Haquín y luego abrió el guante izquierdo para ubicar la pelota contra el palo derecho de un rendido Carlos Lampe.

Golazo y ovación en casa. El 10 fue el mejor de una Argentina que tuvo a Ángel Di María como segunda guitarra. Eléctrico estuvo Fideo por la banda derecha, teniendo buenas conversaciones de juego con Nahuel Molina, de permanente proyección, y buscando permanentemente conectar con Leo.

La Pulga comandó lo que pudo haber sido el segundo cuando apareció por la izquierda y le dio el pase atrás a Lautaro Martínez, pero el Toro abrió demasiado su pie derecho y la mandó afuera. El del Inter ya había tenido un cabezazo desviado y un gol anulado por offside tras asistencia de Di María.

Más allá de la línea de cinco hombres rival en el fondo, la Selección movía la pelota y encontraba grietas para escabullirse, preferentemente por el sector diestro. Los problemas se presentaron del medio hacia atrás cuando Bolivia se animaba a cruzar la mitad de la cancha. Algunas imprecisiones, resbalones y pases errados de muy cerca llamaron la atención. ¿Les costó acostumbrarse al césped de River, tal como le pasó al principio al equipo de Marcelo Gallardo? Así pareció.

Algún que otro sofocón. Un mal pase atrás de Rodrigo De Paul que Henry Vaca no pudo aprovechar al tirar su remate por arriba. El conjunto visitante apretó más de lo imaginado en la previa, aunque de todos modos no logró lastimar el arco esta vez defendido por Juan Musso.

Messi siguió haciendo de las suyas en el complemento. Cada pelota que pasaba por el 10 era garantía de espectáculo. Y llegó el segundo. Su segundo, después de una gran pared con Lautaro y definiendo de derecha. La noche ya era completa con eso, pero había tiempo para más. El tercero del mejor jugador del mundo llegó en el final, encontrando un rebote luego de un tiro de Paredes.

La actuación perfecta en la noche perfecta.

 

Fuente: Clarín