Lun16072018

Última actualización03:35:41 PM

Primero Oficial
Back Usted está aquí: Inicio Espectáculo Michael Bolton: "Siempre quise trabajar con música de películas"

Michael Bolton: "Siempre quise trabajar con música de películas"

El famoso baladista norteamericano vuelve a Buenos Aires presentando "Songs of Cinema", su versión de los clásicos de la pantalla grande. Habla de su singular historia, su "descubrimiento" de Lady Gaga y su lugar en la historia.

“No estoy seguro de lo que quiere decir el término survivor”, se ríe Michael Bolton, al otro lado de la línea, cuando se le pregunta si se siente un “sobreviviente” de los años 80.

En una época, en dónde las listas de Spotify multiplican y cruzan artistas por doquier, o la generación millennial/centennial lucha en su impaciencia por escuchar una canción de punta a punta, viejos crooners -que pisaron fuerte en el siglo pasado- levantan la mano con ímpetu para que no se olviden de ellos.

Este es el caso del solista estadounidense quien, firme al furor vinílico de estos tiempos, aprovecha las tenazas de la nostalgiavintage para rescatar su áspera y reconocida voz, fruto de una época en donde sumaba varias millas en compilados (grabados en cassettes) de música romántica.

Pero hoy, muy lejos del CD y más cerca del streaming, hay que adaptarse a los nuevos tiempos. Y, por qué no, homenajear. Por eso, al igual que en septiembre de 2016 -que se presentó también en el Gran Rex-, Bolton vuelve al país para presentar Songs Of Cinema (2017), un tributo a las bandas sonoras del séptimo arte. “Siempre quise hacer esto, trabajar con música tan clásica y conocida por la gente. Me da la oportunidad de agregar estos temas a mis conciertos y así hacerlos aún más largos”.

Según Bolton, cuando él interpreta las canciones de Songs... la mirada de la audiencia, de repente, cambia. “Les prestan más atención, porque conocen estos temas iconos, como Stand By Me”, se sincera este fanático de la saga El Padrino, cuya violencia fílmica, se confronta con sus letras dedicadas al amor. ¿No es contradictorio?.

Y ante esa pregunta, Bolton -como en varios tramos a lo largo de la charla con Clarín- ríe a carcajadas. “El Padrino I y II son consideradas por muchas personas como dos de las mejores películas de la Historia. Eso no quiere decir que yo sea un fan de la violencia. La energía negativa no es buena”, agrega el rubio vocalista.

Luego de dicha aclaración, repasemos la carrera de este artista que arrancó a cantar como solista allá por 1975, tuvo un breve interludio con la banda de hard rock Blackjack (ver recuadro) y, luego de seis discos editados, el éxito le era esquivo.

Así fue hasta 1987, en dónde la mala racha se cortó con el disco The Hunger. “El jefe de Columbia Records me citó a su oficina en 1986. Yo ya había hecho dos álbumes para ellos (NdR: Michael Bolton y Everybody´s Crazy) y me pidió que grabase uno más”.

Aquello que sonaba como una última chance para Michael en la subsidiaria de Sony, terminó siendo un gol de chilena al ángulo. Y todo gracias a los rumores que circulaban en la discográfica. “Aquel directivo me dijo que había oído, a través de secretarias y gente que trabajaba en el sello, que yo escribía temas para otros músicos y bandas. Y que luego les cedía esas canciones”, recuerda el cantante.

Entonces, ¿cuál fue el “cambio de chip” para que el destino musical de Michael tomase otro rumbo? “Esta persona de Columbia me dijo que quería un disco con temas de ese estilo: ´como si los escribiese para otra gente´, me sugirió. Es más, casi que me ordenó que no regalase más mis canciones, que me las guardase para mí. Y ahí la pegué, un año después The Hunger fue todo un éxito”, recuerda Bolton sobre su quiebre musical que se proyectó con la canción (Sittin´On) The Dock of the Bay, originalmente grabada por Otis Redding.

Luego de aquel disco, la carrera de Bolton se disparó con Soul Provider -la placa que lo eyectó al anhelado número 1 de los charts- de la mano del lentazo How Am I Supposed To Live Without You, tema romántico emblema de fines de los ochenta.

Con una canción así de fondo, era imposible no concretar una cita amorosa de la mejor manera. Por eso la pregunta, caía de maduro...

-¿Cuánto aplicaste de tus canciones en la vida privada? ¿Te funcionó?

-Buena y difícil pregunta (se ríe y piensa), las relaciones inspiraron muchas canciones. Del amor aprendí varias cosas, se que es una de las experiencias que más te llenan el alma y repercuten en tu vida. Eso te inspira un montón. El amor es el sentimiento más poderoso que puedas experimentar, al igual que la amistad.

-Uno de tus temas más conocidos es When A Man Loves A Woman, del cantante de soul y r&b Percy Sledge (1940-2015). ¿Le gustó tu versión?

-Cuando la tocamos juntos por primera vez, eso fue en Chicago en 1991, él dijo sobre el escenario: “Esta es una canción que antes era mía y, ahora, es un tema de Michael Bolton”. Y yo recuerdo que le dije: “No, no, ese tema es tuyo”, ya que él la había grabado en 1966, 25 años antes que yo. Aparte de haber sido mi inspiración, Percy fue una persona muy generosa. Es importante conocer a gente que, cuando eras sólo un chico, te motivaba a seguir un sueño y sentir un profundo respeto por ellos.

-Hablando de admiración, trabajaste también junto a Bob Dylan para el tema Steel Bars, cierre del disco Time, Love & Tenderness (1991)....

-Sí, era fan de Bob desde que era chico, tarareaba sus letras. Trabajar con él fue, simplemente, increíble.

Lo que quizás muchos no sabían acerca de Bolton, es que una talentosa artista acercó a Michael a las nuevas generaciones y así propulsó su carrera post 2000.

Una tal Stefani Joanne Angelina Germanotta fue, desde muy pequeña, una gran fan del solista romántico. Sí, Lady Gaga pidió colaborar en el disco One World One Love (2009) haciendo coros y co-escribiendo el tema Murder My Heart. “Tenemos puntos de vista diferentes sobre la música. Ella trabaja duro y es específica en cuanto a lo que quiere. Además, es muy provocativa”, rememora Bolton.

-¿Qué recordás de aquellas sesiones de grabación?

-Cuando terminamos de grabar, la llevé a Lady Gaga y a su mamá a cenar conmigo. Su madre me preguntaba cosas y, de repente, nos dimos cuenta que ella estaba muy preocupada de que la carrera de su hija nunca despegara, de que no funcionaría.

-¿Y qué le dijiste?

-”No, no, señora, eso no va a ocurrir, le va a ir muy bien a su hija”. Yo había escuchado el disco The Fame y sabía que iba a funcionar.

-Otro hit post 2000 de tu carrera fue la canción Jack Sparrowque hiciste para el trío americano de comedia The Lonely Island. ¿Qué pensás del éxito que tuvo?

-Fue una de las experiencias que más me cambió la vida. Fue poderoso y gratificante. Por un lado me tocó trabajar con ellos, que escribían, producían y actuaban en sus videos. La pasé muy bien, nos reímos mucho.

-Y hasta te disfrazaste de pirata para un video...

-Sí, quería respetar al personaje de la película. Imaginé que iba a ser actor por un par de minutos, qué era lo que duraba el video (risas).

-¿Cómo te gustaría ser recordado?

-Me gustaría que la gente oiga mi música y reconozca mi contribución social a través de mi obra (NdR: desde 1993 tiene una fundación benéfica, Michael Bolton Charities, para mujeres y chicos en situación de riesgo). Hoy por hoy, se puede conseguir y escuchar álbumes a través de un par de clics. Espero que el público lo aproveche y descubra mis sonidos.

Un pasado como cantante pesado

"No quería caer en la oscuridad del género"

El actual vocalista de 64 años tiene un pasado musical cercano a la distorsión y el desparpajo del hard rock, bien lejos de los tonos melosos de los éxitos musicales que lo llevaron al estrellato.

Allá por 1979, en dónde el hard rock pisaba fuerte en los Estados Unidos, Michael Bolton comandó a Blackjack en las voces, un grupo que sólo editó dos discos: Blackjack (1979) y Worlds Apart (1980), para luego separarse. Esta banda estadounidense, no sólo tendría un futuro cantante popular sino también un guitarrista: Bruce Kulick, quien luego formó parte de Kiss, entre 1984 y 1996.

Los álbumes de Blackjack fueron reeditados en 1990, aprovechando el furor solista del ex vocalista de la banda, lo que sacó a la luz su historia de rulos y spray. ¿Se arrepentirá Bolton de aquella época glam? “Para nada, es más, jamás me consideré un heavy metal. La gente pensaba que en mi nuevo álbum solista iba a hacer algo así, pero no. Eso sí, a veces considero volver a aquellas raíces y crear un álbum de rock”.

-¿Y por qué no lo hiciste?

-No quería caer en la negatividad y la oscuridad del género. No es mi idea transmitir eso a la gente.

-En tu época hardrockera tenías un tono parecido de voz al del cantante y guitarrista rítmico de Kiss, Paul Stanley. ¿Qué sentiste cuando él te convocó para escribir juntos la canciónForever?

-Fue un honor. Ellos estaban trabajando en el álbum Hot In The Shade y tenían un tema del cual iban a sacar un simple y todavía no lo habían grabado para el disco. Paul me contactó a través de un amigo y me dijo que quería trabajar conmigo. Y por supuesto que acepté (risas). Escribimos Forever en dos días, fue asombroso. Me encantó trabajar con Stanley.

-Viendo a tipos como Paul o Bruce, ¿alguna vez te imaginaste como una estrella de rock?

-Lo pensé muchas veces, imaginate que fueron unas cuatro décadas cantando. Durante tantos años en escena, jamás creí que me iba a dar la voz o sí iba a continuar en esto o podría llegar a ser exitoso. Sólo seguí adelante.

Amigo de los Clinton, pero se sacó fotos con los Trump

"Hoy me reservo la visión política"

“Todo el mundo sabe que fui amigo de la familia Clinton por, al menos, 27 o 28 años. Siempre los apoyé durante toda mi carrera”, se sincera Michael Bolton, cuando se toca un tema ríspido para la mayoría de los artistas: la política.

El cantante de New Haven (Connecticut), es un acérrimo demócrata y visitó la Casa Blanca durante el período presidencial de Bill (1993-2001). Es más, Bolton comentó a los medios lo “excelente golfista” que es Clinton, entre otras curiosidades, que se detallan en la autobiografía del vocalista, Soul Of It All.

Michael apoyó el raid político de Clinton desde el minuto cero. Como fue el caso en East Rutherford (Nueva Jersey) en dónde estuvo codo a codo en un acto de campaña de la dupla Clinton/Gore (1 de noviembre de 1992) y que, aparte de decir unas breves palabras sobre el futuro presidente, cantó una vibrante versión de When I´m Back On My Feet Again, de la letrista Diane Warren.

Los gestos políticos de Bolton también abarcaron a Hillary. Es más, el ganador de seis premios Grammy (entre 1991 y 1995), se presentó en un show privado en enero de 2016, para recaudar fondos para la campaña de la ex candidata presidencial.

Pero Internet tiene su implacable archivo: a Bolton también se lo ve junto a Donald Trump. Hay una enrulada versión noventosa del cantante junto al actual mandatario estadounidense y su ex esposa Marla Maples. Y otra en 2000, en compañía de Donald y su actual mujer, Melania Knauss.

¿Qué opinará Michael del gobierno de Trump? “Me guardo mi visión política para el momento correcto”, corta en seco Bolton.

Michael Bolton se presentará el 5 de marzo en el Teatro Gran Rex, presentando su disco "Songs Of Cinema". Entradas a la venta, desde 800 pesos, a través del sistema Ticketek.

 

 

Fuente: Clarín