Damián De Santo y el emotivo encuentro con el piloto que apagó el fuego en sus cabañas: “Nos arrodillamos ante él”

  • Imprimir

El actor, que se radicó junto a su familia hace dos décadas en Villa Giardino, evocó uno de los momentos más dramáticos de su vida, cuando estuvo a minutos de perder todas sus cosas materiales.

“Estaba tomando mate en una de las cabañas a las 9 de la mañana. Miraba el incendio atento pero despreocupado porque estaba yéndose para otro lado. Pero viró el viento y las llamas empezaron a avanzar 400 metros por minuto. A la hora lo teníamos en mi casa, ahí abajo. Con Joaquín, mi hijo, corrimos a las cabañas. Tiramos agua con la hidro pero era lo mismo que nada, casi como tirar piedras. El fuego devoró el quincho del complejo y la llamarada iba a prender fuego la casa”, contaba Damián de Santo hace algunos meses en diálogo con Teleshow sobre uno de los momentos más dramáticos de su vida: cuando el fuego llegó a su complejo de cabañas en Villa Giardino, en la provincia de Córdoba.

El momento no podía ser más desesperante. En solo unos minutos se habían congregado doscientos vecinos tratando de ayudar, pero nada alcanzaba: ni mangueras, ni baldes ni ningún método improvisado. Por mas amor y esfuerzo, nada alcanzaba hasta que apareció un salvador con nombre y apellido: Hernán Vázquez.

“Con su avión hidrante me salvó la casa. Fuimos hasta las cabañas y había un pequeño foco en un lateral, pero lo apagamos enseguida. Gracias a la solidaridad de la gente, a Hernán y a su avión lo apagamos. Al otro día estaba todo el pasto quemado, pero en los lugares que habían quedado verdes florecían las glicinas, las verbenas. Después de un par de lluvias volvió a estar todo verde y las sierras bellas. No parecía que había pasado todo lo que había pasado”, relató en aquel entonces uno de los protagonistas de El primero de nosotros.

En diálogo con Agarrate Catalina conducido por Catalina Dlugi por La Once Diez/Radio de la Ciudad, el actor volvió sobre el incendio ocurrido en 2020, y destacó el papel del piloto del avión que arrojó agua para apagar el fuego. “Ahora estoy parado en el quincho que se prendió fuego, miro la inmensidad y es increíble la naturaleza. Tuve como una visión del infierno. Me di cuenta que uno no puede manejar todo en esta vida. Uno se lo propone, pero Dios te impone”, resaltó reflexionando sobre aquella situación.

“Fue el corazón de ese piloto. Lo ubiqué al segundo día, lo llamé y le dije: ‘Yo sé que estamos en pandemia, vamos a estar todos con barbijo pero quiero que vengas a mi casa a comer un asado, te quiero agradecer’. Lloramos todos. Cuando llegó nos arrodillamos ante él, en la tranquera. Le debemos mucho”, contó con emoción por haber podido salvar su casa y las cabañas que construyó hace dos décadas en la localidad cordobesa, cuando decidió radicarse junto a su mujer y formar allí su familia.

Entonces explicó cómo fue su intervención: “él toma una carga a un kilómetro y medio, pasa rasante por esta zona para irse hacia el incendio que se estaba generando en Carlos Paz y cuando vio que el quincho nuestro se prendió fuego, que estaba muy cerca de la casa, vio un peligro”. Agregó que, gracias a esa decisión personal del piloto logró salvar su casa y que a partir de ese momento y para siempre, “lo tengo agendado en el Whastapp como Hernán Vázquez, nuestro salvador”.

 

Fuente: TELESHOW