Sáb15122018

Última actualización04:05:03 PM

Banner-Catamarca
Back Usted está aquí: Inicio Local Saleme deslindó responsabilidad sobre el vino del Estado

Saleme deslindó responsabilidad sobre el vino del Estado

 

Confirmo que existe un stock en bodega pero que desconocen el estado, cantidad y calidad del mismo

Tinogasta- El presidente de la Bodega Saleme, Miguel Saab, dijo que la firma no tiene ninguna responsabilidad legal sobre el vino que pertenece al Estado y que fue elaborado bajo el Operativo Mosto 2015, y que fue denunciado públicamente por el bodeguero Juan Longo como que estaría avinagrado e intervenido por el Instituto Nacional de Vitivinicultura. Utilizando la misma postura del gobierno, el presidente no confirmó ni negó sobre la denuncia de Longo, pero descartó que sea responsabilidad de la empresa. 

"Al tema hay que dividirlo en dos partes: la maquila que se hace mediante convenio con el gobierno que se ha desarrollado en los últimos dos años y por otro lado los datos que mediatizó en empresario y enólogo Juan Longo. En el contrato de maquila y cabe aclarar que el Plan Mosto se desarrolla en un marco contractual que en lo que respecta a las obligaciones del bodeguero -que somos nosotros- debe proveer al almacenamiento del mosto realizado en el transcurso del año calendario de la cosecha pertinente, después de esa fecha no tenemos conocimiento ni nos incumbe, por mas que esté en bodega, ese vino sobre las características, cantidad, y calidad del producto porque pasa a ser responsabilidad del gobierno, dijo Saab en declaraciones exclusivas a EL ANCASTI. 

Saab aclaró que en el contrato se establecían cantidades que le correspondía al gobierno y una cantidad a la bodega, lo que oportunamente se separo y la propiedad de la empresa y no hace a la calificación de nadie, si está bien o está mal es en beneficio o en perjuicio de la misma empresa. Y la calidad que tenemos de ese vino es la deseada por nosotros", dijo el presidente. 

Asimismo dijo que en cuanto a la calidad del vino "masomenos ronda la  cifra dada a conocer por Longo", que hablaba de 1,5 millones de litros, ahora "la calidad y cantidad de ese vino si aumentó, si mermó, mejoró su calidad o empeoró su calidad no es de conocimiento de la bodega porque aunque esté acá es de propiedad del Estado". 

En torno a la denuncia formulada por el bodeguero Longo, dijo que "los datos que él maneja no son de acceso a cualquier persona, son datos que hacen a la relación empresarial y ente público contralor como el INV, que te invito a que consultes pero es muy difícil obtener información. Si él la tiene no sé porqué caminos la obtuvo, y si no es una información formal cabe la duda si es una información real o no", dudó. 

"La empresa lo primero que tiene en vista es salvaguardar la calidad empresarial y  salubridad de  los productos que elabora que es una bebida. La información se debe conceptualizar en un marco que no está ajeno a nadie. Tenemos dos situaciones que por un lado estamos próximo a una cosecha, y por otro estamos próximo a un año electoral. Toda competencia es incómoda y Saleme viene de una crítica situación por cuestiones internas y externas, pero se está reactivando y no puedo dejar de pensar que pueda molestar a quien crea que puede ser una competencia Saleme en el rubro y segundo que dada la relación contractual con la bodega Saleme porque era la única que el gobierno encontró en condiciones en su momento con capacidad y con las herramientas industriales necesarias para elaborar el Plan Mosto, que no había en la zona otra, y al ser un año electoral también se puede presuponer que moleste a alguno que la industria vitivinícola de Tinogasta se haya mantenido después de crisis agrícolas e industriales como las que hubo. Que el viñatero haya tenido un reposicionamiento en el precio de la uva, que la industria del vino no se haya caído, y que el viñatero no haya dejado su viña ese supuesto éxito del gobierno también puede molestar a alguien. Por eso todo se tiene que analizar en el contexto general que estamos viviendo", dijo el presidente. 

 

 

 

Fuente: El Ancasti