Dom21102018

Última actualización01:39:17 PM

Banner-Catamarca
Back Usted está aquí: Inicio Local Denuncian un gravísimo caso de apremios ilegales que involucra a policías tinogasteños

Denuncian un gravísimo caso de apremios ilegales que involucra a policías tinogasteños

Un hombre denunció que estuvo encerrado sin causa durante dos días en un 'buzón' cubierto de mugre, sin agua ni comida. Durante el encierro sufrió un preinfarto. Además, le pidieron una coima.

Leonardo Daniel Díaz, de la agrupación Compromiso joven,  denunció  esta mañana en sede judicial un gravísimo caso de apremios ilegales que involucra a policías  de la Comisaría de Tinogasta, quienes además le habrían pedido coimas para dejarlo en libertad. Díaz fue arrestado por una falsa denuncia hecha por el grupo “Los Sacheros” durante un evento por el día del niño.

Díaz, junto a miembros de la agrupación a la que pertenece, viajó el martes de la semana pasada a Tinogasta para hacer entrega de una donación de juguetes con motivo de los festejos por el Día del niño que organizaba la Municipalidad y para una escuela de niños con capacidades especiales. Sin embargo, terminó en un calabozo.

El conflicto comenzó cuando, por la noche, Díaz y sus compañeros quisieron tomarse una foto con el grupo “Los Sacheros” luego de su show. Pero luego de sacarse la foto, uno de los integrantes del equipo de trabajo del grupo señaló a Díaz y sus tres amigos como los responsables por la desaparición de un par de auriculares que había en la combi de gira. Inmediatamente se hizo presente la policía para revisar tanto el vehículo como a los acusados. Luego de la revisión, en la que se corroboró que los auriculares estaban finalmente en la combi, Díaz pidió ser llevado a la comisaría para denunciar las falsas acusaciones en su contra.

Sin embargo, siempre según la denuncia, cuando llegaron los oficiales de servicio (que estaban en sus casas), y sin mediar palabras, despojaron a Díaz de sus pertenencias, lo desvistieron para revisarlo y lo pasaron directamente a un “buzón”, un cuarto cerrado donde se encierra a los detenidos con mal comportamiento. En la descripción de Díaz describe que su lugar de encierro estaba orinado y lleno de escombros, sin siquiera lugar para sentarse.

Durante su cautiverio, que según el relato duró desde el martes a la noche al jueves a la noche, el joven no habría recibido agua, ni comida y, dadas las condiciones del lugar, la duración del encierro y el estado de conmoción sufrido, Díaz tuvo un pre-infarto dentro del buzón, hecho que, según su versión, fue corroborado más tarde en el Hospital al que fue trasladado.

El viernes, luego de recibir los informes médicos, fue a averiguar cuál era el estado de la causa en la comisaría y no encontró nada al respecto. Pero la máxima indignación de Díaz llegó cuando los policías le pidieron una coima a cambio de su libertad. La denuncia fue realizada esta mañana en la fiscalía general del poder judicial.

 

Fuente: El Ancasti