Dom28112021

Última actualización02:33:37 PM

Back Usted está aquí: Inicio Local Ana Liz Carcas: “No llego como hubiese querido, pero es un sueño”

Ana Liz Carcas: “No llego como hubiese querido, pero es un sueño”

La base superó una compleja operación y dejó Estrella para disputar la Liga Nacional con Catamarca Básquet, el equipo de su provincia. “Voy a volver a Bahía, no tengo dudas”, avisó. A las 16.30 se miden con Obras.

No es habitual saltar de la competencia doméstica a la Liga Nacional de básquetbol femenina. De hecho, para ser concreto, el antecedente remite únicamente a la bahiense Josefina Torruella.

En ese sentido, la presentación de Ana Liz Carcas esta tarde en Catamarca Básquet, en la inauguración de la competencia, a disputarse desde las 16.30 en el gimnasio Héctor Etchart de la Capital Federal y ante Obras, será —al menos— para prestar atención.

“Esta oportunidad me tomó de sorpresa. Me llegó un mensaje de texto y no me lo esperaba. Venía recuperándome y me salió justo al año de la operación. Fue totalmente sorpresivo. Siempre tuve como objetivo o sueño llegar a jugar una Liga Nacional, pero la vida te da muchas sorpresas y la verdad es que me llega en un momento particular”, le contó Ana Liz a La Nueva.

La catamarqueña, de 30 años, decidió pasar por el quirófano el año pasado luego de lucharla un lustro con los ligamentos cruzados de la rodilla izquierda rotos, lesión que le provocó también rotura de meniscos, osteocondritis y un dolor que terminó siendo difícil de disimular.

“Fueron más de cinco años que jugué lesionada. La recuperación costó mucho, estuve dos meses con muletas y si te ponés a pensar, en este tipo de lesiones estás 30 días con muletas como mucho”, advirtió.

“No tengo recuerdo del momento en el que me rompí —continuó—. Pudo haber sido en un viaje a Salta con Tinogasta, que se me cayó una chica arriba. Pero no tengo en mi cabeza un momento puntual de dolor, de no poder moverme… y yo a la semana volví a jugar. No tengo ni idea en qué momento me rompí”.

Carcas nació en San Fernando del Valle de Catamarca, aunque su corazón está dividido entre Tinogasta y Bahía Blanca.

“Terminé la secundaria y en 2009 me fui para Bahía con la idea de estudiar. Me engañé a mí misma, porque sabía que era la Capital de Básquet, así que aproveché la oportunidad y me fui. Mi hermana, dos años más grande que yo, ya estaba en Bahía”, relató.

Entonces, la base dejó el club Juventud Unida (también anduvo por Red Star y pasó por La Rioja y Córdoba) y se anotó en la carrera de Contador Público en la UNS. Además de prolongar su pasión deportiva…

“Cuando llegué a Bahía mi hermana estaba jugando en Sportivo, entonces empecé ahí con Viviana (Albizu). Estuve cuatro años y me cambié a 9 de Julio, con Lucho (Luciano Deminicis). Y más adelante pasé a Estrella”, enumeró.

En el auriazul logró el que entiende es su mayor logro, al menos hasta que se ponga la camiseta número 4 en la Liga.

“Lo mejor que viví en Bahía, algo que no me voy a olvidar nunca, fue ganar el campeonato con Estrella en 2017. Me acuerdo lo que fue ese año y lo que luchamos, porque nos pasó de todo. Es lo mejor que me pudo haber pasado salir campeón con ese grupo de amigas que tengo”, sostuvo.

Y agregó, al recordar su Provincial de Mayores en Olavarría: “Pertenecer al seleccionado de Bahía para mí también fue algo muy importante”. Fue en 2017. Al año siguiente la ABB no envió equipo y en 2019, Ana quedó marginada justamente por la rodilla que la tuvo a maltraer.

En ese proceso, de adaptación y cambios hasta convertirse en uno de los mejores exponentes del torneo local, Carcas destacó un apellido: Deminicis.

“Lucho fue una de las pocas personas que me ayudó mucho a ser más organizada, a tener más liderazgo y a hacerme cargo de algunas situaciones que antes, por ahí por miedo, no me animaba. Y no solo en temas deportivos, afuera de la cancha también porque él tiene eso”, contó.

“Siempre me costó ser segura de mi misma y Lucho me dio ese empujoncito que me faltaba. Hoy me hago cargo, voy para adelante, no dudo”, reflexionó.

Como dijo antes, lamentablemente no llegará al cien por ciento físicamente a su estreno nacional aunque tendrá a su favor una cuota de experiencia y de tolerancia al dolor.

“Sé que no llego como hubiese querido. Yo lo sabía y acepté sabiéndolo, por eso dudé mucho hasta que di el OK para venir. No fue una lesión así nomás, me costó. De hecho la operación no fue fácil tampoco. Y ahora estoy volviendo”, subrayó.

“Además, estoy estudiando. Quizá me hubiese gustado que esta oportunidad me llegara cuando era más chica”, esbozó.

La Liga contará con nueve equipos, completándose con Deportivo Berazategui, Obras Basket, Quimsa de Santiago del Estero, Corrientes Básquet, Ferro Carril Oeste, Tomás de Rocamora, Unión Florida y Los Indios de Moreno.

En la fase regular se enfrentarán todos contra todos hasta el 20 de noviembre. Mayormente, los partidos se disputarán en estadios de Capital Federal y durante los fines de semana.

Solo un equipo no avanzará a playoffs, cruzando en primera instancia 1 vs 8, 2 vs 7, 3 vs 6 y 4 vs 5. Los ganadores afrontarán las semifinales, desde el 11 de diciembre, y la final, a partido único, irá el sábado 18.

“Trabajamos mucho en doble y hasta triple turno y la pierna me pasa factura, a veces se inflama un poco o me molesta. Pero sabía que iba a ser así. Estoy trabajando muy bien con un kinesiólogo. Veremos hasta dónde aguanta la pierna. Es mi karma la rodilla, ¡pero no me va a ganar!”, dijo Ana Liz.

“Le metimos a full para llegar bien al torneo y para acoplarnos más. El entrenador (Gonzalo Pérez) me pidió mucha comunicación dentro de la cancha, sobre todo porque somos un grupo nuevo. Intentaremos jugar con buen ritmo, evitando el ataque estacionado”, adelantó.

El plantel catamarqueño está integrado por Pilar Carra, Milagros Acevedo, Ángeles Acevedo, Morena Cardan, Marisa Quiroga, Millie Burguener, Guadalupe Soto, Luciana Ricotti, Valentina González, Melina Eizaguirre, Melisa Cayó, Daniela Veliz, Sofía Mirolo, Paula Agüero, Clara Yarade, Rocío Lezcano y Candela Ruffino.

   — ¿Cuándo termine la Liga qué vas a hacer?

   — ¡Obvio que vuelvo a Estrella! Vamos a ver hasta dónde llegamos. Pero sí, una vez que termine la Liga me vuelvo a Bahía. Soy tinogasteña… ¡y bahiense ahora!

 

 

Fuente: La Nueva