Eduardo Duhalde habló sobre su salud y confesó que intentó suicidarse: “Costó mucho salir, pero estoy bien”

  • Imprimir

El expresidente vinculó esta situación a una medicación que tomaba; también habló de política y dijo que Alberto Fernández debe entender que tiene “un límite” porque si no, le va a pasar “lo mismo que a Fernando de la Rúa”

El expresidente Eduardo Duhalde contó ayer el mal momento de salud que atravesó e incluso reveló que intentó suicidarse y vinculó esta situación a una medicación que tomaba. Sin embargo, llevó tranquilidad al aclarar que ahora está “bien”. En la misma entrevista abordó temas políticos y cuestionó a Alberto Fernández: dijo que si el jefe de Estado no entiende que tiene “un límite” y no descansa, le va a pasar “lo mismo que a Fernando de la Rúa”.

“Estuve muy mal de salud e intenté suicidarme por un remedio que había tomado y casi me suicido”, comenzó el antes mandatario en Modo Fontevecchia. “Como no tengo médico de cabecera, en el club me habían dicho que estaba deprimido y me lo dieron. El problema es que el 4% de los que lo toman tienen ‘ideas negras’. Intenté suicidarme pero, por suerte, las personas que fui a visitar esa noche, y vivían en pisos altos, no estaban. Cuando subí al coche ya estaba mal, me enojé porque no estaban y me fui a tirar. Los que estaban conmigo se dieron cuenta, me llevaron al médico y perdí la razón. Ya estoy mejorando. Costó mucho salir pero estoy bien, dispuesto a trabajar en lo que hice siempre”, siguió.

Por otra parte, Duhalde habló del estrés que produce la gestión y comparó a Fernández con Mauricio Macri. “En el mundo pasa eso. Acá lo criticaron a Macri cuando dijo que se desenchufaba después de las nueve de la noche, pero es lo que tiene que hacer”, comenzó. Lo hizo en relación con aquella vez en que el referente de Pro contó que a las 19 o 20 llegaba a Olivos, “cerraba todo y ponía Netflix”.

“El que no lo entendió fue el Presidente, que tiene un límite, como cualquier ser humano. Si no se cuida, le va a pasar lo mismo que a Fernando De la Rúa; que nos dimos cuenta que el cuerpo estaba ahí, pero su psiquis no, parecía un autómata”, indicó Duhalde, quien dijo no tener interés en ocupar un cargo, aunque sí en “unir a los argentinos porque sin eso no hay salida”.

Pedido de unidad

En ese sentido, Duhalde -que dijo que desde 2011 da cursos sobre cómo gobernar- planteó en cuanto a los dirigentes: “Si creen que tienen una solución y no se unen, es porque no entienden de política”. Remarcó, además, que la Argentina “logró una democracia fallida que no tiene orden, control ni respeto”.

Además, recordó los momentos en que estuvo a cargo del Ejecutivo, entre 2002 y 2003, y dijo que encabezó “el primer y único gobierno de unidad nacional de la historia”. Con un fuerte pedido de cohesión, insistió: “Los que gobernamos sabemos cómo se hacen estas cosas. Si no nos unimos, la Argentina va a ir cada vez peor. Para gobernar hay que estar juntos, por eso estamos trabajando en Lomas de Zamora, donde se creó la idea de la unión”.

Bajo esa postura, planteó que “no puede haber gobierno y oposición”, y enfatizó en la necesidad de que ambos espacios se pongan de acuerdo. Dijo, entonces, que hablar de partidos políticos es “muy antiguo” y que ya los jóvenes no creen en esas estructuras. “Les mintieron tanto que tienen razón en desconfiar”, expresó el antes mandatario, quien no obstante manifestó que cree en la Argentina y que recorrerá el país para impulsar la unidad porque esta vez él piensa “como la gente”. Y añadió: “Quiero generar acuerdos y el tiempo dirá si tengo razón”.

“El primer tema es la corrupción, que está resuelto en el mundo por la tecnología y no se puede parar”, indicó Duhalde, quien consideró que “hoy los gobiernos son oscuros” porque no se sabe lo que hacen. “Me pasa a mí también en Lomas de Zamora, que es donde vivo, y eso que conozco de política. Le queda poco tiempo a quienes quieren seguir así”.

Su encuentro con el papa Francisco

También se animó a hablar de la salud del papa Francisco, quien lo recibió a principios de mes en el Vaticano y que presentó problemas en su rodilla derecha este último tiempo, lo que lo llevó a estar por primera vez frente a sus fieles en silla de ruedas y a suspender viajes.

Duhalde dijo que pensaba encontrarse al Sumo Pontífice “más disminuido”, pero reveló que le “impactó y sorprendió” verlo “bien y risueño”. Incluso relató: “Cuando le conté que decían que iba a renunciar, se reía y me decía que el periodismo siempre contaba una parte de la verdad. Esperaba estar parado en los próximos días y estaba preocupado por lo que pasa en el mundo, pero siempre con humor. Es un hombre que quiero, lo amo y me ayudó mucho″.

 

Fuente: La Nación