Jue13122018

Última actualización10:05:24 AM

Primero Oficial
Back Usted está aquí: Inicio Provincial Plus médico: desde la Osep denuncian estafa

Plus médico: desde la Osep denuncian estafa

Por Kelo Molas

La campaña está clara. Desde la OSEP (Obra Social de los Empleados Públicos de Catamarca), sostienen que el cobro del plus médico es ilegal.

Y si es ilegal es ilícito, prohibido, ilegítimo, fraudulento, espurio y tramposo, entre otras cosas. El director de la OSEP, declarado “peronista desde la cuna”, médico cirujano, magister en salud pública, especialista en medicina interna y tinogasteño para mayores datos, tiene el coraje de denunciar y decir los que otros callan. Y si todo es en favor del afiliado de la obra social, bienvenido sea el desafío asumido por el Dr. Julio Octavio Cabur (64), director de la OSEP y protagonista del Cara a cara de este domingo.
 

-¿Cuántos afiliados tiene la OSEP?

  -La obra social titular está alrededor de los 79 mil afiliados. La mayor, por lejos, en la provincia y la que mayor incidencia tiene en el marco del tema salud en  todas las provincias argentinas. Porque a los 79 mil le tenemos que agregar los familiares, el voluntariado y el particular, con lo cual estamos hablando de casi 200 mil afiliados beneficiarios de la obra social. Los jubilados son más de 5 mil.
 

-¿Por qué cree que son tan recurrentes las quejas que se hacen públicas en contra de la institución?

  -Diariamente pasan por la OSEP un promedio de 1.500 personas, 7.500 semanales y 30 y 35 mil al mes, únicamente por esta sede central. A eso hay que sumarle que tenemos 30 delegaciones en el interior, más las que están otras provincias como Córdoba, Tucumán, Buenos aires y La Rioja; más la ciudad de Frías (Santiago del Estero) que por razones operatividad atiende a la gente del Este catamarqueño.

 

-¿Cuentan con los recursos humanos y técnicos suficientes para atender tanta demanda?

 -Sí. En estos últimos cuatro años y medio se ha mejorado el sistema. Precisamente ayer (por el lunes pasado) se licitó nuevo informático integral de salud. Fuimos dejando de lado las viejas estructuras porque esto es muy dinámico y se va modificando de manera permanente. Tal vez no estemos en un 100% de optimización, pero avanzamos mucho. Se va a comenzar a trabajar con tarjetas de crédito porque queremos evitar que el paciente trabaje con plata. Además, tenemos el sistema de acción social para aquellos pacientes que no tienen dinero y que atraviesan por una situación difícil.

 

-¿Siente la presión de trabajar como si estuvieran observados bajo una lupa y donde pareciera que son todos errores y pocos aciertos?

 -Creo conocer los motivos. El primero de ellos es la cantidad extraordinaria de gente que mueve la OSEP. Si estamos hablando de un promedio mensual de 30 mil, es una cifra muy significativa para la cuestión política. Otro: porque indudablemente la OSEP “vende” y pega en la opinión pública. Y el tercer motivo es absolutamente político. Por ejemplo: si hablamos del plus médico, es un problema que atañe a toda la población no solamente de Catamarca, sino del país. En la actualidad hay tres provincias que tienen ley anti plus, Santa Fe es una de ellas, pero no dieron resultado, no sirven. Creo que la OSEP está un poco acotada porque hizo todos los mecanismos necesarios, dentro de la ley, pero estamos condiciones por el artículo 21 de la Ley 3509, de su creación, donde el prestador que cobra plus y al que tenemos que sancionar, pasa a un sumario administrativo por parte de Fiscalía de Estado y puede tener su demora. Ahora recién están saliendo los sumarios de las órdenes truchas del año 2014, es decir hace cuatro años y medio. Y el otro gran problema que viene de lejos es que nadie quería hacerse cargo de la OSEP, que estaba prácticamente incendiada por viejas deudas de arrastre por el tema de los deudores truchos. El algún momento  me preguntaron si era un loco porque denuncié el asunto de las órdenes truchas. Sin embargo, saltó el tema de las órdenes truchas, de las estafas hechas a la OSEP, la cuestión de los médicos truchos.

 

-Todo lo señalado, ¿alcanza a parte de la gestión del Frente Cívico y Social?

-Así es. Porque esto comenzó en el año 2010 y a las pruebas me remito. Conclusión: todo esto fue una explosión y todo el mundo le quería caer a la obra social. Por suerte, las cosas se equilibraron, se empezaron a las pagar las deudas y hoy puedo decir con orgullo que desde hace dos o tres años a esta parte venimos pagando bien. A los prestadores de Catamarca se les paga al día. Llegamos a la conclusión que toda esa eclosión que hizo OSEP en enero, febrero y marzo del 2014 dio pie para que le encontramos la vuelta en cuanto a soluciones. La realidad nos marca hoy que los tres parámetros: el político, el económico y el social sirven para que se le busque siempre la quinta pata al gato a la OSEP. Le cuento: el paciente cree que la OSEP es desarrollo social y no es así, es una obra social. Hay pacientes con un poder adquisitivo más importante y no solamente tienen OSEP, también tienen Osde y Galeno. Sin embargo, se hacen atender por la OSEP y son los que le reclaman cualquier cosa a nuestra obra social cuando se sabe que en cualquier obra privada hay planes, no es que se le da todo ahí nomás: tal plan abarca hasta determinado sistema y de ahí no pasa, por ejemplo. Vengo de un congreso nacional y en lo que hace a las prótesis, por citar un tema, todos están de acuerdo en un punto: aquello que no está fehacientemente comprobado, no lo dan, de manera especial cuando hablamos de costos de dos o tres millones de pesos, como un caso que nos tocó recientemente.

 

-¿Sienten que todos los días tienen un dedo acusador que les está apuntado?

-De acuerdo. Pero le voy a decir algo: aquí, a pocos metros de mi oficina, se va a encontrar con un cartel que dice “Fiscalía de Estado”. Yo tengo instalada a Fiscalía de Estado en la OSEP desde enero del 2014. También he pedido una delegación del Tribunal de Cuentas, que pronto tendrá una oficina en esta sede. No les tenemos miedo a los controles, por el contrario: nos sirve para corregir errores y mejorar el sistema de servicios. Además, está la (comisión) bicameral de diputados y senadores, a quien le tenemos que hacer un informe semestral del fondo de trasplantes. Recordemos que antes, desde el 2011 que no se presentaban los balances. Hoy estamos al día en ese aspecto. Admitimos que hay errores, somos seremos humanos en definitiva, ahora bien: cumplimos con la ley y queremos el control porque nos ayudará a mejorar la gestión.
 

-Aludió al aspecto económico. Desde este lado del mostrador y tal vez desde la ignorancia misma, nos preguntamos: ¿cómo puede tener problemas económicos siendo la obra social más grande la provincia? 

-Una pregunta que tiene dos respuestas. La primera tiene que ver con la Anses (Administración Nacional de la Seguridad Social): nuestra obra social, como señala la ley de prestaciones es solidaria y social. ¿Qué significa? Que tiene más aportes, que todos tienen los mismos beneficios, incluso aquél que menos aporta. Todo es un mismo plano de igualdad. En la actualidad, 30 de octubre de 2018, hay aportantes a la obra social que aportan 40 pesos y la patronal 100 pesos, y el beneficio alcanza al titular, la esposa y todos los hijos menores de 21 años. Si alguien piensa que una obra social se puede mantener con un aporte de 140 pesos mensuales, que me explique la manera. Cuando se pasó la caja de jubilaciones a la Nación, en el año 1994, nunca exigieron a la patronal el nuevo porcentaje de aportes, nunca. Cuando nos dimos cuenta y lo pedimos, nos respondieron con una negativa, que eso no se hacía. Solicitamos a  Asesoría General de Gobierno que nos ilustre sobre el tema y concluimos presentando una denuncia a nivel nacional, más precisamente en la Corte Suprema de Justicia y el 12 de junio de este año salió favorable a nosotros: Anses nos está debiendo en concepto de ingresos, a diciembre de 2016, la suma de 22 mil millones de pesos.

 

-¿22 mil millones de pesos?

-Así es. Presentamos la denuncia por 4. 500 millones de pesos. La documentación está en Fiscalía de Estado. En la actualidad, Anses nos está debiendo una suma de entre 40 y 50 millones de pesos mensuales, que tendría que entrar por los jubilados. Recibimos lo que paga el afiliado jubilado, pero lo que le corresponde a la patronal, no se nos paga. Reitero: Estamos hablando de 22 mil millones de pesos del año 1994 en adelante. Entonces, volviendo a su pregunta, cabe el interrogante ¿y dónde está la plata? Bueno, ahí está una gran parte de la plata. La segunda parte: en el año 1998 se implementaron los bonos en Catamarca y es por todos conocidos que se pagaban los sueldos en pesos y en bonos. De los pesos la OSEP recibía el aporte, de los bonos, no. Se hablaba de remunerativo y no remunerativo, un dialecto contable y mentiroso para no hacer los aportes. Han pasado 20 años de esta situación y por esa circunstancia la Provincia le debe a la OSEP 11 mil millones de pesos, que seguramente no los va a cobrar porque hay que reconocer que la Provincia viene haciendo aportes extraordinarios, especialmente por gestión de la gobernadora (Lucía) Corpacci. Entonces tenemos que si sumamos lo de Anses más la deuda por el famoso bono de la Provincia: son 33 mil millones de pesos que se perdieron. Cuando me preguntan qué hubiera hecho con esa plata, respondo sin dudar que un sanatorio. Santa Fe, por ejemplo, inauguró el sanatorio oncológico más importante del país, que depende de la obra social. Corrientes hizo el sanatorio más importante de cardiología del NEA. Pero hay un tercer punto que nadie lo dice y todos lo conocemos: que son los famosos convenios de reciprocidad, que se han hecho entre las obras sociales provinciales y que indica que si un afiliado catamarqueño tiene un problema que necesita atención de salud, por ejemplo en Jujuy, lo hace la obra social jujeña, nos pasa el costo y nosotros tenemos que pagar. Catamarca siempre pagó, pero nunca cobró. Por supuesto que estamos regularizando esta situación a través de nuevos convenios. Ya lo hicimos con Tucumán, Santiago del Estero, Jujuy, Salta y pronto lo haremos con Mendoza, San Juan y San Luis bajo esta premisa: lo que es emergencia se atiende, se nos pasa la factura y aquí la pagamos.
 

-¿Cuál es la solución al problema del cobro del plus médico?

-La OSEP tiene 500 médicos activos y anotados los 730 del Círculo Médico. El problema es que todos quieren ganar más de 100 mil pesos, y no hay esa plata para todos. Si hay diez kioscos a la par, unos trabajan bien y otros no tanto. Para mí la solución pasa con romper el convenio a nivel institucional y acordar individualmente con los profesionales. Porque institucionalmente salen todos en grupo y nunca hay una sanción. Porque el Círculo Médico actúa corporativamente. Mucho es lo que tuvimos que poner en orden en la OSEP. ¡Había médicos que facturaban 1.500 órdenes mensuales! No es posible facturar esa cifra y encima trabajar en el hospital. Esto, que era una estafa al Estado, le significó a la OSEP más de 600 millones de pérdida solamente en órdenes médicas. Ahora, me pregunto: ¿dónde están los tres médicos truchos que tanto se habló? ¡No hay ni siquiera un juicio!

 

“Lo estafan al afiliado, lo tienen como rehén”
 

El tema picante: el plus médico. La OSEP apostó a la modalidad que los afiliados deben denunciar el cobro del plus médico. ¿Cómo le ha ido con la campaña? le preguntamos y nos respondió “bien”. Renglón seguido le dijimos: “pero Usted, como médico, debe saber que es muy difícil que un paciente denuncie a su médico por el cobro del plus médico por esa relación establecida entre ambos”, y también le preguntamos si alguna vez había cobrado ese plus. Esto nos respondió: “Nunca. Vengo de un pueblo del interior como Tinogasta y he trabajado en pueblos chicos como Santa Elena (Entre Ríos), en Chilecito (La Rioja) y en Córdoba. Nunca he cobrado plus médico ni cobraré. Resulta una vergüenza que yo firme un convenio y después no respete lo firmado. Y no se respetó el convenio por la incidencia de los colegios médicos. Le explico algo: entre las obras sociales provinciales todo el NOA y todo NEA, esto es Entre Ríos, Misiones, corrientes, Chaco, Formosa, Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero y La Rioja, la que más paga la por orden de consulta es Catamarca. ¿Por qué cobran el plus? ¡Porque se acostumbraron a cobrar! Y el médico y todos los profesionales, no únicamente el médico, son pícaros. Hay algo que se llama confianza y cariño. El paciente acude al médico no solamente porque es capaz y sabe, sino también porque se crea ese vínculo de confianza. He tenido frente mí a gente de 70 años, y más también,  que casi llorando me dijo que le habían cobrado 200 pesos de plus y que “yo no tengo esa plata”. Y si uno le dice que denuncie a ese médico que le cobra plus, responde: “no, no lo voy a hacer: lo conozco desde cuando era niño”, o “es mi vecino de toda la vida”. Entonces, ese vínculo basado en la confianza evita la denuncia contra el médico. Días pasados estuve reunido con el Círculo Médico y parece que no le gustó la campaña pública en contra del plus. Que me disculpen, mi obligación es con la gente. Yo soy médico, nunca cobré plus y hago la campaña con la frente bien alta. Además, estoy desde este lado y tengo que defender lo que estoy haciendo, porque entiendo que si se firmó un convenio hay que aguantarlo y respetarlo, no hay excusas. De última, los que quieran cobrar plus, que no trabajen con la OSEP. Cuando digo que es una falta de ética, es por eso: no se firma un convenio para después no cumplirlo”. Luego, se refirió a una pregunta que, según sus propias palabras, nadie se la hizo: ¿por qué todos quieren trabajar con la OSEP? Obviamente, le preguntamos: ¿por qué? Esto nos contestó: “Porque la OSEP tiene la mayor cantidad de afiliados, casi 200 mil. Está claro. ¿Cuál es el quid de la cuestión en todo esto? Tener al paciente cautivo. ¿Y cuál es el mayor problema? El acostumbramiento”. De pronto se acordó de algo y lo dijo: “Voy a lo que decía (Roberto) Fontanarrosa en su momento: ´yo le tengo miedo a los boludos, porque son muchos´. Esto es para los que creen en estos días en eso de que bajó el dólar. Sí, bajó unos centavos, pero subió una enormidad. No nos pueden decir que bajó el dólar cuando en una semana pasó de 20 a 42 pesos. Volviendo a la OSEP, es la única obra social en Catamarca que todos los médicos atienden. ¿Por qué? Por el poder cautivo de los 200 mil afiliados, pero lo estafan al afiliado. Porque lo tienen como rehén. Una vez que lo tienen como rehén y le muestran buena cara: pagá el plus y pagá  la orden”.

 

Fuente: El Esquiú