Lun10122018

Última actualización11:27:24 AM

Primero Oficial
Back Usted está aquí: Inicio Provincial Cerró la fábrica textil Tileye y 50 personas quedaron sin trabajo

Cerró la fábrica textil Tileye y 50 personas quedaron sin trabajo

La empresa venía en crisis y sus empleados fueron notificados de los despidos cuando estaban en vacaciones adelantadas.

La crisis del sector textil volvió a golpear fuertemente a la clase trabajadora de Catamarca, dado que una empresa con años de historia en nuestra provincia decidió cerrar sus puertas y dejó a medio centenar de obreros sin su fuente laboral y por ende sustento familiar. 
La historia comenzó tiempo atrás, dado que se empezaron a observar algunos indicios que apuntaban a que la empresa Tileye, radicada en la localidad de Sumalao, en el departamento Valle Viejo y con más de treinta años de servicios a nuestra provincia, entraba en crisis. 
De acuerdo al comunicado enviado por los representantes de la empresa, señalan en el mismo que a lo largo de los años se “requirió una inversión varias veces millonaria en la construcción de sus dos naves para generar sus productos y la adquisición de maquinarias de tejeduría, corte y confección”, pero que  “los responsables de la empresa con creatividad y mucho esfuerzo, lograron nivelar el déficit por sobrecosto y por altos costos logísticos debido a lejanía”.
No obstante, mencionan que “hace más de 10 años que no tienen ningún tipo de promoción industrial ni fiscal, lo que ocasionó que aumentara su déficit comercial” y que en los últimos cinco años “la situación económica de la empresa se agravó notoriamente”, empeorando durante este último año “debido a la gran crisis general de nuestro país y del mundo, donde no existen perspectivas de recuperación en el corto y mediano plazo”.
En otro tramo del comunicado, desde Tileye sostienen que las ventas tuvieron una baja entre el 25 y 30 por ciento, lo que generó una pérdida anual que supera los 11 millones de pesos, la cual no se pudo financiar. 

Desde el gremio
La secretaria adjunta del Sindicato de Obreros de la Industria de la Vestimenta y Afines (Soiva), Norma Perea, en diálogo con El Esquiú.com, indicó que los 50 empleados de la empresa textil que quedaron de los 350 obreros que supo tener en su mejor momento, se encontraban en periodo de vacaciones adelantadas y que fue allí donde empezaron a recibir los telegramas de despidos. 
Asimismo, destacó que los trabajadores cesanteados, la mayoría, tienen cerca de 20 años de servicios y consideró la situación como “caótica” porque “la empresa está cerrada, no hay nadie”, lo que fue llevado por la falta de venta. En cuanto al aspecto productivo, Perea mencionó que confeccionaban ropa interior y pijamas, pero que en el último tiempo empezaron a producir remeras, aunque por la falta de producción el personal era enviado a realizar otras tareas, como por ejemplo, mantenimiento. 
Finalmente, la gremialista señaló que hoy habrá una reunión con representantes de la empresa y que allí se escuchará el ofrecimiento de los mismos en lo que refiere al pago de las indemnizaciones. 

Reclamo
Por otra parte, en la jornada de ayer, los obreros textiles despedidos llevaron a cabo una asamblea y allí decidieron mantenerse en alerta, pero luego realizaron un corte en la ruta provincial Nº 33, frente a Tileye.